¿Por qué no debes alimentar a tu bebé antes de los 6 meses?

Por admin
7477 Visitas

Expertos dicen que su cuerpo no está preparado para procesarlos. Podría cambiar su metabolismo y predisponerlos a la obesidad.

La recomendación médica es clara: no dar alimentos sólidos a los bebés antes de los seis meses . Papillas de verduras y jugos de fruta quedan fuera de las opciones cuando la leche materna (o de fórmula) es la única vía de nutrición aceptada. Pese a eso, un estudio del Centro para el Control de las Enfermedades (CDC) en EE.UU. dice que el 40,4% de las madres da a sus hijos alimentos sólidos incluso antes de cumplir cuatro meses.

El problema es que estos cambios alimenticios pueden ser perjudiciales para la salud futura del niño, afirma Perrine. Por una parte, dice, se asocian con una menor duración de la lactancia materna, lo que significa que muchos niños se perderán los beneficiosos de ésta. “Pero, además, la Academia Americana de Pediatría indica que la mayoría de los bebés menores de cuatro meses no tienen fuerza en el cuello y el torso para sentarse y levantar la cabeza para poder comer alimentos de forma segura”, dice. Eso aumenta el riesgo de asfixia.

Riesgo de Obesidad

Que los bebés ingieran alimentos antes de tiempo también puede provocar cambios metabólicos en su organismo que los predispongan a futuro a tener resistencia a la insulina u obesidad. Así lo revela un estudio de la U. de Buffalo, que establece que la ingesta temprana de hidratos de carbono o azúcares en los bebés eleva la secreción de insulina y causa programación metabólica.

Hasta los 6 meses, el lactante sano tiene una succión efectiva, pero aún no puede deglutir sólidos y sus movimientos masticatorios reflejos aparecerán luego de esa edad.

Por otro lado, antes de los 6 meses, el aparato digestivo de los bebés no está en capacidad de digerir los alimentos correctamente, su nivel de acidez gástrica es baja, también sus sales biliares y su motilidad; su intestino está morfológicamente bien conformado, pero su funcionamiento bioquímico aún no está al 100%, de manera que los nuevos alimentos pueden generar intolerancias o alergias debido a su introducción precoz.

Su función renal tampoco está madura a tan corta edad, y los alimentos con alta carga de proteínas y minerales como el sodio, pueden sobrecargar la capacidad excretora, creando deterioro y complicaciones en su aparato renal.

Entonces no debemos ni adelantar, ni atrasar el inicio de la alimentación complementaria, puesto que la introducción tardía también es perjudicial, debido a que el bebé puede presentar deficiencias nutricionales por requerimientos de micronutrientes, adicionales a los que le aporta la leche materna, de manera que una recomendación final es que te mantengas informada y consultes todas tus dudas a tu pediatra de confianza.

Otros artículos interesantes

¿Qué te pareció este artículo?

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Estamos seguros que esto está bien para tí. Aceptar Ver más