El estrés parental, cómo manejarlo para calmar situaciones con tus hijos.

Por admin
8,5K Visitas

Todas creo que estamos familiarizadas con el estrés parental, pues no es para menos, basta recordarnos a nosotras mismas que desde que somos madres o padres, nuestra vida ha cambiado 360 grados, es inevitable sentir estrés con nuestros hijos, sobre todo pensar que son ellos quienes lo provocan pero la realidad es completamente diferente.

Nuestros hijos no son la causa de nuestro estrés o falta de paciencia, ellos simplemente y a veces lo olvidamos, son niños, somos nosotros sus padres los que no sabemos muchas veces como lidiar o como manejar ese estrés e incluso lo desquitamos con ellos.

El estrés, por la demanda creciente sobre niños y padres, cada vez es un factor más común en la crianza. Los veranos en el pueblo, las tardes en el parque en muchos casos han pasado a ser actividades extraescolares que generan un presión muy grande sobre niños y adultos.

Cabe mencionar que si nosotros como adultos nos estresamos con los comportamientos normales de nuestros hijos, ellos estarán de igual manera estresados, en fin, será un ciclo que no termina con el cual aprendemos a lidiar más no aprendemos a ponerle un alto, y es importante saber ponerlo por el bien de nosotros como padres y de ellos como niños.

¿Cómo vamos a poner fin a este ciclo?

Mantén la calma aunque suene imposible, energéticamente, nuestro sentir o como reaccionamos ante las situaciones, afecta en nuestros hijos, si estamos o nos sentimos estresados o enojados, ellos sentirán lo mismo, la diferencia entre ellos y nosotros, es que nosotros como adultos, tenemos el poder de modificar nuestras emociones y ellos aun no lo tienen, es por eso que incluso vemos como en una situación de estrés o berrinches que no se saben llevar adecuadamente, los niños tienen a comportarse aun peor cuando estamos bajo estrés parental.

Probemos con aprender a manejar nuestras emociones como padres adultos, intenta darle su espacio y también toma 5 minutos para tí, respira hondo, piensa en que tu estado emocional no ayuda en esta situación que estás viviendo y sobre todo, piensa que quieres siempre lo mejor para ambos, así que hagamos algunos ejercicios cuando se te presente una situación de estrés parental donde la paciencia pierde cabida.

  • Respira hondo varias veces, inhala y exhala, esto ayuda a liberar tu mente y ponerla en un estado más abierto a percibir otro tipo de emociones con más calma
  • Toma 5 minutos para hacer algo que te relaje como tomar un té, un vaso de agua o simplemente cerrar los ojos
  • Ponte en su lugar, el niño no puede controlar aun sus emociones pero tu si, ve a su altura y pregúntale que pasa o si puedes ayudarlo en algo
  • Dale su espacio también, respeta su espacio y dale tiempo de que se calme
  • Pregúntale si necesita un abrazo o un beso, a veces es todo lo que ellos necesitan para sentir paz y calmarse, recuerda que somos energía, si tu estás tranquila y en paz, puedes trasmitirla a tus hijos a través del amor
  • Proponle hacer otra actividad diferente a la que generó el estrés o el berrinche
  • No le grites, gritarle a los niños les genera aun más estrés del que podríamos imaginar
  • Ayúdate de tu pareja, pídele que participen juntos en este episodio, así se podrán sentir apoyados ambos y el episodio de estrés será más llevadero

En fin, todos los padres pasaremos eventualmente situaciones de estrés con nuestros hijos, y es normal, pero siempre recuerda que está en nosotros los adultos, resolverlos de la mejor manera posible pero sobre todo recuerda que los niños no nos provocan estrés, nos lo provocamos nosotros mismos por nuestra incapacidad de sobrellevar situaciones estresantes. Si piensas que requieres ayuda profesional, siempre será una buena opción asistir a alguna terapia.

También podría gustarte:

¿Qué te pareció este artículo?

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Estamos seguros que esto está bien para tí.AceptarVer más